Tormenta de silencio

6/12/06
La noche invadió su piel cansada,
su pelo empapado por la lluvia,
sus manos heladas, tiritaban.
Esperaba oir el sonido de sus pasos,
como cuando llega el mar a la orilla,
suave, sin hacer daño...

Una tormenta de silencio,
quebró la voz de su alma,
su mirada se perdía

tras la esperanza truncada,
de verlo aparecer como
una sombra lejana.

La noche se hizo más densa,
el miedo cubrió sus sentidos,
La espera se quedó vacía,
hueca, sin decir nada.

3 comentarios:

Arteneus... dijo...

Incluso en las tormentas más poderosas que dejan caer su estrepitoso furor en lo más profundo de nuestro ser...se pueden hallar los silencios más afilados...capaces de herir de muerte al alma...
me ha cautivado éste poema...
(Tu eres mi elixir...)

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. ¡cuántas veces "esperamos oir el sonido de unos pasos" amigos, familiares, íntimos, cercanos, "suaves, sin hacer daño".. ¡me encanta como lo expresar!..
.. de una forma u otra, el alma siempre encuentra lo que ansía..

Cat dijo...

Me encanta la foto. :)